Averías más comunes en la caldera

Un propietario normal no necesita saber lo que le pasa a su sistema de calefacción, pero sí necesita mantener regularmente su caldera para ayudar a garantizar que sea lo suficientemente eficiente como para calentar su hogar de manera adecuada.

En Telemedical recomendamos que tenga un servicio de mantenimiento específico para su sistema de calefacción. Las revisiones anuales de mantenimiento pueden ayudarnos a estar al tanto de la salud de la caldera y así evitar que ocurran grandes problemas en el futuro. Las fallas pequeñas son comunes en muchas calderas, y mantenerlas a raya puede ahorrarnos mucho dinero.

Estos son los problemas más comunes que vemos a diario:

  1. No funciona la calefacción ni el agua caliente

Puede experimentar una avería en la calefacción o en el agua caliente debido a fallos en la válvula, esclusas de aire, un termostato defectuoso o niveles bajos de agua. Puede realizar algunas comprobaciones simples para identificar el problema.

Verifique la luz piloto en una caldera de gas para ver que está ardiendo de color azul o verifique el termostato en una caldera eléctrica para ver que esté configurado correctamente. A menudo puede ser algo simple que impide que su caldera le proporcione la calefacción y el agua caliente que necesita.

Averías más comunes en la caldera
  1. Fugas y goteos

Ya sea que se trate de una junta que esté floja, alta presión de agua o una pieza defectuosa, existen varios problemas que pueden causar fugas en la caldera.

Este es un problema que debe ser rectificado lo más rápido posible por un operario autorizado por el servicio técnico de su caldera, ya que en algunos casos, podría significar que su caldera se está corroyendo. Esto podría ser particularmente grave en las calderas eléctricas, ya que podrían provocar un cortocircuito si se produce una fuga en un lugar peligroso.

  1. Ruidos de silbidos y golpes

Una avería bastante común de la caldera es cuando se acumula cal en el intercambiador de calor del sistema y provoca ruidos extraños como silbidos, gorgoteos y golpes. Este problema también podría atribuirse a la baja presión de agua o un fallo de la bomba, lo que significa que el sistema de calefacción central no recibirá suficiente agua a través de sus tuberías para calentar su hogar: una caldera que pierde presión es una caldera que pierde su función principal, por lo que esto debe arreglarse rápidamente

  1. La luz piloto se apaga.

Un termopar roto, que es un dispositivo que responde a la temperatura dentro de la caldera, podría ser la causa de que se apague una luz piloto.

La luz del piloto también se puede apagar debido a sellos dañados o una acumulación de depósitos en el sistema, que nuevamente que puede repararse de forma rápida y económica.

  1. Pérdida de presión

Las razones más frecuentes para una pérdida de presión incluyen una válvula de escape de presión dañada o una fuga en algún lugar dentro de la caldera.

Esto podría hacer que su caldera pierda su eficiencia y, de hecho, su capacidad de calentar su hogar por completo. Un indicio común de este problema es que el manómetro fluctúa por encima y por debajo de la marca de 1 bar, por lo que es lo primero que debe verificar.

Averías más comunes en la caldera
  1. Tubo de condensado congelado

Si el clima ha sido particularmente frío y su caldera muestra un código de falla, puede intentar restablecerlo. Si no responde, es posible que su tubería de condensado se haya congelado.

Se puede solucionar simplemente aplicando agua tibia (no hirviendo) a la tubería desde el hervidor, pero si no se soluciona por este método, hay que contactar con un servicio técnico oficial.

  1. Los radiadores no se calientan

Los radiadores pueden dejar de funcionar por varias razones y, a menudo, son el signo más común de una caldera defectuosa. Puede ser que haya exceso de aire dentro de los radiadores, lo que podría solucionarse mediante un proceso llamado “sangrado del radiador”.

Si esto no resuelve el problema, es posible que tenga una bomba rota o un bloqueo en las tuberías que impide que circule agua caliente por el sistema.

Drenar y rellenar el sistema después de un enjuague podría restaurar la funcionalidad de sus radiadores, pero se recomienda buscar la ayuda de profesionales si cree que puede ser necesario.

  1. La caldera se apaga sola

Este problema común podría deberse a una baja presión de agua, un problema con el termostato, tuberías de condensado congelado o un problema con el suministro de gas, agua, electricidad o petróleo. También podría deberse al aire en el sistema o a una bomba defectuosa, por lo que es posible que se necesiten piezas de repuesto.

Eche un vistazo al termostato y al suministro de electricidad a otros electrodomésticos antes de tomar cualquier medida.

  1. La calefacción no se enciende ni se apaga a la hora programada

Algo tan simple como los relojes que van hacia adelante o hacia atrás podría estar detrás de un termostato que parece estar defectuoso. Ya sea viejo, roto o simplemente fuera de

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar